Manono

Manono, Samoa
Yashima_Flickr

Si se quiere escapar por un tiempo del ruido de los motores y los perros de los pueblos, la pequeña isla de Manono es una opción tranquila. Aquí se han prohibido canes y coches, y lo único que podría sacar al viajero de un ensueño tropical es el estruendo de los equipos de música y los grupos de turistas que periódicamente atascan el sendero principal de la isla. Es obligatorio que los visitantes circunvalen la isla (1½ h) por el camino que se contornea entre el océano y las casas de los isleños. Aquí la gente es amable, así que saludará con un alegre “malo” una docena de veces.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Playa Rangiroa, Polinesia Francesa
Selección de algunas de las playas más bonitas del mundo, todas envueltas en la magnética y paradisiaca atmósfera del trópico.
Vpommeyrol / Getty Images