Tercer día

Hay que llegar temprano al Mercado dos Lavradores para ver el pescado en todo su esplendor. Tras estar frente al aterrador pez cinto, quizá se necesiten un café y un dulce en el cercano Pau de Canela, un local realmente barato. Es imprescindible visitar el Armazém do Mercado, también en la zona, con comida local, restaurantes modernos, puestos itinerantes y un museo del juguete.

Llega la hora de irse al pueblo pesquero de Câmara de Lobos, al oeste de Funchal. Después de tomar un poncha con los pescadores locales, se aconseja ‘trepar’ al tren turístico que va a Cabo Girão, un acantilado de 580 m con un mirador de suelo de cristal suspendido sobre el abismo.

Si se planifica bien el tiempo o se va en taxi, se podrá disfrutar de una cena y un fogoso atardecer macaronésico en Câmara de Lobos. El Vila do Peixe se especializa en pescado a la brasa y el Vila da Carne es ideal para probar la espetada, una carne especiada hecha a la brasa en pinchos.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Patio de Córdoba, Andalucía, España
Destinos europeos que se tiñen de color cada año y en los que perderse con los cinco sentidos para recibir una dosis extra de vitalidad, frescura y alegría.
Philip Lange_Shutterstock