Qué ver y qué hacer en Madeira

1
El casco antiguo de Funchal, un barrio antaño ruinoso y descuidado, es ahora un centro nocturno con carácter gracias a sus bares y restaurantes imaginativos.
2
El teleférico ofrece un ascenso de vértigo a este barrio fresco y arbolado, con villas aristocráticas en torno a la iglesia más bella de Madeira. Y, para bajar, un rápido tobogán de mimbre.
3
Esta mansión y museo elegante expone la vida de la otra mitad de Madeira. Documenta el estilo de vida de las clases ricas de mercaderes y otros notables del pasado.
4
Desde Eira do Serrado, hay un viejo sendero que ofrece un descenso fascinante hasta este pueblo de ubicación espectacular que sobresale por unas enormes murallas de roca.
5
Es el mercado imprescindible de Funchal: un revuelo de color madurado al sol donde se reúnen los productos exóticos que los madeirenses extraen del generoso Atlántico y cosechan en el fértil suelo...
6
Pese a ser la hermana pequeña de Madeira, con 14 km de largo, incluye varias atracciones de talla mundial, como playas atractivas de arena dorada y un campo de golf diseñado por Seve Ballesteros.
7
Justifican por qué a Madeira la llaman la isla de la primavera eterna. Los jardines se disponen en pendiente sobre Funchal y están entre los más bonitos del mundo.
8
Ofrece arte flamenco y obras religiosas importadas a Madeira entre los ss. XVII y XIX por mercaderes ricos e instituciones eclesiásticas acaudaladas.
9
Es la primera iglesia de Madeira, antigua catedral de la diócesis más grande del mundo. Aún rezuma aires de pompa eclesiástica.
10
La fábrico O Relógio de Camacha permite ver trabajar a los cesteros del lugar y admirar las creaciones estrafalarias hechas con la humilde varita de la mimbrera.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.