Segundo día

Empieza con un paseo por las empinadas calles de Lisboa a bordo del antiguo tranvía 28 en Praça Martim Moniz, con vistas al río y al paisaje urbano. Se para a visitar el interior neoclásico de la Basílica da Estrela y el Jardim da Estrela, lleno de palmeras, enfrente. El Palácio da Assembleia da República, el Parlamento de Portugal, queda al lado.

De nuevo en el tranvía se va a Chiado para tomar un café y ver gente en la terraza de Café a Brasileira, de estilo art nouveau. Es buen sitio para pasear, con muchas tiendas especializadas y boutiques que venden de todo, como guantes hechos a mano y prendas de diseño. Y al ver las ruinas del Convento do Carmo uno casi puede imaginarse la sacudida del terremoto de 1755.

Desde Chiado se puede pasear por Rua do Loreto hasta el Miradouro de Santa Catarina para tomar una copa y ver las luces nocturnas desde el Noobai Café. Pharmacia, a cuatro pasos de este café, es un sitio original para ir a cenar. Después se baja con el cercano Elevador da Bica y se va al este hasta Cais do Sodré el barrio más noctámbulo de Lisboa.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Albergue Womba city Hostel London, Londres, Inglaterra
La lista de los mejores albergues del mundo del 2019 y una habitación de hotel diseñada para los amantes del helado.
www.hostelworld.com
Restaurante en Lisboa, Portugal
Lisboa es un paraíso, y entre sus muchos encantos está el placer de comer. Merece mucho la pena tanto la gastronomía como los establecimientos de la ciudad.
Adam_Wasilewski_Shutterstock
Parque Eduardo VII, Lisboa, Portugal
Lisboa puede ser un destino perfecto para viajar en familia y disfrutar de paseos entre tranvías, barcos, jardines y pasteles.
JoaoKrull_Shutterstock