Primer día

Centrado en el corazón de la ciudad, se empieza en Praça do Comércio, paseando entre edificios de regias columnatas y el arco de triunfo hasta la orilla del río. Se sigue la vía del tranvía hasta la gótica (catedral) y el Miradouro de Santa Luzia, envuelto en buganvilias y con preciosas vistas.

En Largo das Portas do Sol se puede tomar un refresco y ver el puzle de los tejados de Alfama. Desde aquí las calles adoquinadas serpentean hasta las murallas del Castelo de São Jorge, donde admirar milenios de historia local. El resto de la tarde es para cotillear en las tiendas antiguas de Baixa comprando pescado en latas antiguas o ropa vintage y oporto. Si se sube al neogótico Elevador de Santa Justa hay vistas de 360º de la ciudad.

Al bajar se va a Rossio y al diminuto A Ginjinha a tomar un chupito de licor de cereza con los lugareños. Un paseo bajo las luces de los laberínticos callejones de Alfama abrirá el apetito para cenar al fresco en Santo António de Alfama o escuchar fados en el cordial A Baîuca.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Albergue Womba city Hostel London, Londres, Inglaterra
La lista de los mejores albergues del mundo del 2019 y una habitación de hotel diseñada para los amantes del helado.
www.hostelworld.com
Restaurante en Lisboa, Portugal
Lisboa es un paraíso, y entre sus muchos encantos está el placer de comer. Merece mucho la pena tanto la gastronomía como los establecimientos de la ciudad.
Adam_Wasilewski_Shutterstock
Parque Eduardo VII, Lisboa, Portugal
Lisboa puede ser un destino perfecto para viajar en familia y disfrutar de paseos entre tranvías, barcos, jardines y pasteles.
JoaoKrull_Shutterstock