Cuarto día

Por la mañana subiremos a las colinas para explorar los pintorescos paisajes rurales de la Serra do Caldeirão. Visitaremos la encantadora Fábrica de Brinquedos cerca de Alte, el pequeño museo de Salir y el precioso pueblo de Querença antes de volver a la costa, quizá con una breve parada en la iglesia de São Lourenço de Matos, con sus fabulosos azulejos, si se consigue llegar antes de las 13.00.

La tarde se puede pasar en Tavira, visitando su interesante museo Nucleo Islâmico, paseando por el río y explorando el casco antiguo. Por la tarde se puede tomar el coche hasta Cacela Velha, encantador pueblecito con vistas al mar, que da su mejor imagen al atardecer.

De vuelta en Tavira se puede cenar en uno de sus numerosos restaurantes; como en el resto del Algarve, el pescado es muy bueno. Casa Simão no derrocha en decoración, pero ofrece una acogida familiar y deliciosos platos autóctonos. La oferta dependerá de la temporada, pero en verano hay muchas opciones. El Tavira Lounge es un lugar de confianza para tomarse un combinado bien servido.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Lagos, Algarve, Portugal
El Algarve, que en primavera se convierte además en un lugar muy especial, ofrece rincones casi secretos y experiencias muy diferentes.
Alvaro German Vilela_Shutterstock
Carrapateira, Portugal
Las costas del Alentejo y el Algarve son una magnífica ruta para recorrer en coche. Estas son algunas rutas por las mejores playas y los pueblos más hermosos.
Marnie Pix - Flickr