Cuarto día

Lo primero es pasear entre las sensuales estatuas de Gustav Vigeland en Vigelandsanlegget en el Frognerparken; conviene ir temprano para disfrutar del parque cuando está más bonito y con menos gente.

Se va en tranvía hasta St Hanshaugen para comer en Smalhans, donde el producto es la estrella. Se juega al “Veo, veo” para localizar el Trampolín de salto Holmenkollen presidiendo la ciudad (o se sube hasta allí en T-bane para contemplar unas vistas increíbles y visitar el museo del esquí).

Tras una cena tradicional en la cervecería Olympen de Grønland, se cruzan rápidamente las vías del tren y se compra un billete de 100 NOK para asistir de pie a una función de ópera o ballet en la Ópera de Oslo. Después se regresa al centro de la ciudad para disfrutar a fondo de su vida nocturna.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Ópera de Oslo, Oslo, Noruega
Descubre por qué Lonely Planet ha elegido Oslo Top 10 del 'ranking' de las mejores ciudades para viajar en 2018. Este es el Best in Travel 2018.
Mats Anda_Moment RF_GettyImages