Centro de Oslo

El centro de Oslo es compacto, con mucha personalidad y cómodo para andar. La calle principal, Karl Johans gate, traza un eje señorial este-oeste desde la estación central hasta el Palacio Real. Si esta ha sido siempre una zona animada y muy querida por lugareños y visitantes, ahora lo es más, con muchos sitios nuevos donde comprar, comer y beber.

Lo mejor en un día

El día empieza contemplando de cerca una de las pinturas más famosas del mundo, El grito, de Edvard Munch, y otras obras célebres en la Nasjonalgalleriet. Después se va al Grand Café del Grand Hotel para almorzar temprano.

Es el momento de visitar a la realeza noruega en su neoclásico Palacio Real y, si es verano, inscribirse en un circuito por sus evocadores aposentos y el Establo de arte de la reina Sonia. Luego se puede pasear por el Slottsparken y tumbarse sobre la hierba junto al lago antes de visitar la casa de Ibsen en el Ibsen Museet.

Seguidamente se pone rumbo a Akershus Festning para contemplar las vistas del Oslofjord, el castillo renacentista y otros lugares de interés de la enorme fortaleza medieval de Oslo. Tras echar un vistazo a la arquitectura contemporánea de Sentralen, se pasa por el Parlamento y el Rådhus antes de cenar en Solsiden.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Ópera de Oslo, Oslo, Noruega
Descubre por qué Lonely Planet ha elegido Oslo Top 10 del 'ranking' de las mejores ciudades para viajar en 2018. Este es el Best in Travel 2018.
Mats Anda_Moment RF_GettyImages