Segundo día

Hay que dirigirse al Vaticano y visitar en primer lugar los Museos Vaticanos. Tras admirar la Capilla Sixtina y demás obras de arte, se completa la visita en la basílica de San Pedro. Si se tienen fuerzas, se sube a la cúpula, diseñada por Miguel Ángel, que ofrece vistas fabulosas de la plaza de San Pedro.

Se toma el metro y se cruza el río para ir a Piazza di Spagna. Tras sentarse un rato en la escalinata, se camina hacia la Fontana di Trevi y, como manda la tradición, se echa una moneda al agua para asegurarse el regreso a Roma. Después se sube la colina para contemplar la puesta de sol en Piazza del Quirinale, frente al palacio presidencial, el Palazzo del Quirinale.

Se pasa la tarde-noche en la animada zona que rodea Campo de’ Fiori. El Barnum Cafe es ideal para tomar cócteles y escuchar música tranquila, y el Open Baladin, para probar cerveza artesanal.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Hong Kong
10 destinos para disfrutar de viajar solo. Una lista de lugares según los intereses de cada uno: 'raves', reiki, ciclismo, turismo...
Ekaphon_maneechot_Shutterstock
Coliseo, Roma, Italia
Roma es una gran ciudad, un inmenso museo al aire libre. Pero muchas de sus mejores obras están precisamente debajo del suelo.
Lottie_Davies_Lonely_Planet
Roma, Italia
Cinco rincones ajenos al vaivén de turistas. Las personas que mejor conocen la Ciudad Eterna nos revelan los lugares que aman.