Cuarto día

Se toma el tren hacia Como y se recorre la Passegiata Lino Gelpi, flanqueada de mansiones, hasta llegar a Villa Olmo, que acoge destacadas exposiciones de arte. O se puede ir a Stresa, en el Lago Maggiore, y tomar el hidroplano hasta las Isole Borromee para contemplar los magníficos palacios y jardines de la familia Borromeo. Para almorzar, especialidades lacustres en el Ristorante Il Vicoletto, en Stresa, o en el Natta Café, en Como.

Por la tarde, se da un paseo por los invernaderos y se toma un picnic entre los tulipanes y camelias de la Villa Taranto, en el Lago Maggiore, o se va en hidroplano desde Como a Bellagio para holgazanear a orillas del lago en el Lido o disfrutar de un crucero, organizado por Barindelli Taxi Boats, a bordo de una lancha de caoba.

De vuelta en tren a Milán se puede rematar la visita con un cóctel memorable a base de licores añejos y un aperitivo de sushi en el Bulgari Hotel.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Palazzo Versace Gold, Australia
Hoteles para los viajeros más mitómanos y sofisticados. Alojamientos con con un toque de glamour pensados por diseñadores y creativos.
ww.palazzoversace.com.au
San Francisco, Estados Unidos
Un viaje en 10 etapas por 10 museos del mundo dedicados al cómic, al manga y al dibujo animado.
GPS_Flickr
Louvre, París, Francia
Hay algunos trucos que permiten tener alguna posibilidad de éxito; para asegurarse el acceso a determinados lugares, lo mejor es anticiparse.
Jordi Bosch Conangla