Viajar con niños a Francia

Tanto si se trata de la extraordinaria capital francesa como del rústico interior, Francia seduce a las familias con su rica mezcla de reclamos culturales, de actividades y de ocio (gratis y de pago). Para exprimir al máximo el viaje, conviene planificarlo bien.

Francia para niños

Los padres más ingeniosos saben cómo hacer atractivo casi cualquier destino de interés en Francia. P. ej., en Mont St-Michel, se puede prescindir de los circuitos en grupo y contratar a un guía para ir a pie a la abadía por la arena, descalzos; con los adolescentes, en vez de hacer cola de día se visita la Torre Eiffel de noche; y en Provenza o Borgoña no hay que descartar las catas de vinos, pues cabe alquilar bicicletas y convertir la salida en una excursión sobre ruedas. Hay un sinfín de posibilidades.

Museos y monumentos

Muchos museos parisinos organizan ateliers (talleres) creativos para niños, solos o con sus padres. Son temáticos, precisan reserva, duran 1½-2 h y cuestan 5-20 €. En Francia, los peques no tienen clase los miércoles por la tarde, momento en que se programan casi todos los talleres, aunque también se ofrecen los fines de semana y a diario en épocas de vacaciones. La mayoría son para niños de 7-14 años, pero el Louvre los admiten desde 4 años, y en el Musée d’Orsay, desde 5 años.

Al comprar las entradas para cualquier museo o monumento del país, se recomienda preguntar por las actividades infantiles. También resulta infalible dejarles una audioguía (desde 6 años), algo que les vuelve locos. Los no tan niños pueden echar un vistazo a las aplicaciones que ofrecen para smartphones y tabletas.

Actividades al aire libre

Esquiar en los Alpes franceses es una actividad familiar preferente. La escuela de esquí École du Ski Français (www.esf.net) inicia a los pequeños en el esquí (hay clases en grupo o individuales, de medio día o día entero) a partir de 4 años, y muchas estaciones cuentan con divertidos jardins de neige (jardines de nieve) para niños desde 3 años. Quienes viajen con menores de 10 años encontrarán más accesibles y con mejor relación calidad-precio los resorts más pequeños como, p. ej., Les Gets, Avoriaz –sin automóviles–, La Clusaz, Chamrousse y Le Grand Bornand. Luego están el patinaje sobre hielo, las raquetas de nieve, los trineos con huskies, las piscinas climatizadas, etc.

Los Alpes y los Pirineos son perfectos para hacer senderismo. Las oficinas de turismo facilitan información sobre caminatas fáciles para familias; otra opción es contactar con un guía local. En Chamonix, una de las excursiones en familia (por libre) más populares es el trayecto en teleférico y una caminata de 2 h hasta el Lac Blanc, con un chapuzón en el lago como colofón; también gustan mucho las expediciones de medio día por la montaña para niños de 3-7 años y las opciones de varios días para aventureros de 8-12 años, organizadas por Cham’ Aventure. Al igual que con el esquí, los sitios más pequeños, como el Parc Naturel Régional du Massif des Bauges, piensan más en las familias que los destinos de renombre.

Los deportes en aguas bravas y el piragüismo pueden practicarse a partir de los 7 años, p. ej., en los Alpes franceses, Provenza y el Macizo Central. El ciclismo de montaña, apto para adolescentes, ofrece emociones fuertes, en especial en Morzine. También cabe entregarse al kayak marino por las calanques (profundas calas rocosas), bajo los acantilados y cuevas del Mediterráneo, una actividad indicada para mayores de 4 años. Marsella, en Provenza, y Bonifacio, en Córcega, son de los mejores destinos para alquilar equipo.

Ocio

Las oficinas de turismo informan sobre la impresionante oferta del país: espectáculos de marionetas al aire libre, teatro y películas infantiles los miércoles por la tarde y los fines de semana, músicos callejeros, monumentos iluminados de noche, festivales de música y mucho más. El éxito está asegurado con los espectáculos de luz y sonido (son et lumière) que se ofrecen en varios châteaux renacentistas del valle del Loira, el palacio papal de Aviñón y las fachadas de las catedrales de Ruan, Chartres y Amiens. Entre los monumentos más populares que se iluminan al caer la noche están la Torre Eiffel y el marsellés MuCEM.

Comer fuera

Para los niños franceses la comida principal del día consta de entrante (entrée), plato principal (plat) y postre. También saben distinguir entre un brie y un camembert, y no aborrecen las verduras. Los platos principales suelen ser carne con verduras o pasta, seguidos del postre y/o una loncha de queso. Entre los clásicos que más triunfan están el gratin dauphinois (patatas troceadas con nata, al horno), el escalope de veau (escalope de ternera) y el boeuf bourguignon (estofado de buey). La fondue y la raclette (queso fundido con patatas y fiambre) ya son favoritos a partir de los 5 años, y los moules frites (mejillones con patatas fritas), solo dos años después.

Los menús infantiles son habituales, pero después de unos días ya cansan los espaguetis a la boloñesa, las saucisses (salchichas) y el steak haché (hamburguesa de ternera) con frites (patatas fritas), seguidos de un helado. No hay que dudar en pedir media ración de adulto; de hecho, los restaurantes suelen agradecerlo. Lo mismo se aplica a los establecimientos económicos y de precio medio, que no ponen reparos en preparar pâtes au beurre (pasta a la mantequilla) para los paladares quisquillosos.

Todas las comidas se acompañan de pan (rebanadas, punta o quignon incl.)

Está bien visto cenar fuera en famille, siempre que los pequeños no se descontrolen. Las brasseries y cafés (que sirven comida de 7.00 u 8.00 a 24.00) quizá sean una opción más atractiva por el acomodado horario. Algunos restaurantes disponen de tronas y ofrecen papel y pinturas para que dibujen durante la espera.

Francia es el edén de los tentempiés. Por las calles hay puestos de crepes y, en invierno, de castañas. Las galettes (crepes saladas) son ideales como almuerzo ligero, lo mismo que el croque monsieur (sándwich de jamón y queso a la plancha), presente en casi todos los cafés y brasseries. En Francia, la goûter (merienda), que se devora al salir del cole, no la perdona ningún niño, y los salons de thé sirven una irresistible variedad de tartas, bollería y galletas. También es habitual rellenar una baguette con onzas de chocolate.

Atender las necesidades de los bebés es fácil gracias a la oferta de leches en polvo, de soja y de vaca, pañales y potitos que hay en los supermercados y farmacias, aunque pocos comercios abren los domingos. Más difícil es dar con comida de bebé ecológica (bio).

Bebidas

En vez de pedir un refresco para cada niño y que la cuenta se dispare, una buena idea es acompañar las comidas de una carafe d’eau (jarra de agua del grifo; gratis) y, entre medias, un sirop (sirope de fruta) con des glaçons (hielo) y une paille (pajita). En Francia, todo café y bar que se precie tiene una gran variedad de siropes. El de granadina y el de menta son los más pedidos, pero también los hay de melocotón, frambuesa, cereza y limón, entre otros. Se sirve diluido en agua y, lo mejor de todo, ronda los 1,50 € por vaso, es decir, 2 € menos que un refresco de cola.

Imprescindible para niños

Experiencias gastronómicas

  • Ladurée, París Antiguo salón de té con tartas tan bonitas que da pena comérselas.
  • Berthillon, París Imaginativos helados de mil y un sabores; igual de recomendables son Geronimi y Raugi en Córcega, Fenocchio en Niza y La Martinière en St-Martin de Ré.
  • Meert, Lille Desde el s. XVIII sirve gofres con crema de vainilla.
  • La Cité du Vin, Burdeos Cata de mostos y, para los padres, de su equivalente con alcohol.
  • La Bicyclette Bleue, La Dombes Ancas de rana y un paseo en bicicleta junto al lago.
  • La Caracole, cerca de Alès (04 66 25 65 70; onnet; adultos/niños 6/4€; circuitos 15.00do jul-ago, con reserva para otros horarios) Probar los caracoles en este criadero y museo del Languedoc.
  • Moutarderie Fallot, Beaune Moler semillas de mostaza en una fábrica tradicional.
  • Musée du Champignon, Saumur Para familiarizarse con el maravilloso mundo de las setas; tiene un vivero en una cueva.
  • L’Atelier du Chocolat, Bayona Ver cómo se elabora el chocolate en esta fábrica-museo.

Quemar energía

  • Alpes franceses y Pirineos Esquiar, hacer snowboard y montar en trineo de perros (desde 4 años).
  • Aiguille du Midi, Chamonix Subir a la cima en teleférico y cruzar por glaciares hasta Italia (desde 4 años).
  • Islas de Ré y Porquerolles Recorrer una isla en bicicleta (desde 5 años) o en una bicicleta con remolque (desde 1 año).
  • Gorges du Verdon, el Tarn y el Ardèche Deportes en aguas bravas (desde 7 años).
  • Pont du Gard, Nimes Remar bajo un acueducto romano en piragua (desde 7 años) o por el río Dordoña en las inmediaciones de La Roque Gageac.
  • Parc National des Cévennes, Languedoc Dar una vuelta en burro (desde 10 años), como el escritor Robert Louis Stevenson.
  • La Camarga, Provenza Montar a caballo junto a otros vaqueros.
  • Acrobastille, Grenoble Lanzarse en tirolina entre árboles (desde 5 años).
  • Val Thorens, Alpes franceses La tirolina más alta del mundo (desde 8 años).
  • Domaine du Rayol, Corniche des Maures Embarcarse en una excursión de buceo con tubo frente a la Costa Azul o las islas de Porquerolles, Port-Cros y Córcega (desde 6 años).

Las mejores experiencias gratis

  • Fort St-Jean, Marsella A los niños les pirra explorar esta fortaleza.
  • Route des Vins d’Alsace, Alsacia Ver pueblos de cuento de hadas cobrar vida.
  • Montpellier Parc Zoologique, Montpellier Fabuloso zoo urbano.
  • Duna de Pilat, costa atlántica Correr por este colosal ‘castillo de arena’.
  • Festival Off, Aviñón Fantástico festival que encandila a los niños; otras grandes citas son la Fête des Lumières de Lyon y el Carnaval de Niza.
  • Maison Natale de Pierre Fermat, zona de Toulouse Divertida e instructiva casa-museo del matemático del s. XVII.

Ver fauna y flora

  • Pointe du Hourdel, bahía del Somme Colonias de focas en el norte de Francia.
  • Parc National de la Vanoise, Alpes franceses Encontrarse cara a cara con íbices, gamuzas y marmotas.
  • Parc National du Mercantour, Parc Animalier des Monts de Guéret y Parc du Gévaudan Lobos.
  • Réserve Ornithologique du Teich, cerca de Arcachon Cigüeñas y martines pescadores.
  • Centre de Réintroduction Cigognes et Loutres, Hunawihr Anidación de cigüeñas en Alsacia.
  • Réserve de Bisons d’Europe, Mende Acercarse al bisonte europeo.
  • Parc des Oiseaux, Les Dombes Maravillarse ante cientos de aves endémicas y exóticas en un prolijo recinto próximo a Lyon.
  • Belvédère des Vautours, Alto Languedoc Ver planear a los buitres sobre las montañas del agreste Parc Naturel Régional des Grands Causses; también frecuentan el Parc National des Pyrénées y las Gorges du Verdon en Provenza.

Días de lluvia

  • Musée des Égouts, París Corretear junto a las ratas por las alcantarillas.
  • Musée Océanographique de Mónaco Asombroso, con un acuario de 1910.
  • Le Petit Musée Fantastique de Guignol, Lyon Sumergirse en el encantador mundo de las marionetas.
  • Aquarium La Rochelle Uno de los mejores acuarios del país. Hay otros en París, Boulogne-sur-Mer, St-Malo, Montpellier, Brest, Lyon y Biarritz.
  • Les Catacombes, París Observar un sinnúmero de calaveras (desde 14 años).
  • Aven Armand, Languedoc La mayor colección de estalactitas del planeta.
  • Valle del Vézère, Dordoña Jugar a los cavernícolas en cuevas llenas de arte rupestre.
  • Cité de l’Océan, Biarritz Descender a las profundidades del océano en el suroeste del país.
  • Micropolis, cerca de Millau Descubrir un sinfín de insectos en el Languedoc.
  • Musée du Bonbon Haribo, Uzès Visitar el museo de los dulces.
  • Planète Musée du Chocolat, Biarrtiz Para saberlo todo sobre el chocolate.
  • Le Train Jaune, Pirineos Ver cómo se suceden los espectaculares paisajes pirenaicos a bordo de un mítico tren de montaña.

Experiencias de alta tecnología

  • Les Machines de I’Île de Nantes Volar sobre una garza o montar un elefante mecánico en este taller único.
  • Cité des Sciences, París Participar en talleres interactivos en el museo de ciencia más importante de la capital (desde 3 años).
  • Palais de la Découverte, París Otro gran destino para científicos en ciernes (desde 10 años).
  • Le Vaisseau, Estrasburgo Ameno museo de ciencia y tecnología, en el norte del país.
  • Fábrica de Airbus Jean Luc Lagardère, Toulouse Para saber cómo se construyen los aviones (desde 6 años).
  • Cité de l’Automobile y Cité du Train, Mulhouse El paraíso de los aspirantes a mecánico.
  • Funiculaire du Capucin, Macizo Central No hay mejor manera de ascender al Mont-Dore que en este funicular centenario.

Historia y cultura interactivas

  • Jardin du Luxembourg, París Retroceder al París de los años veinte, persiguiendo veleros de época con un palo.
  • MuséoParc Alésia, Borgoña Revivir en este magnífico museo la batalla entre Julio César y Vercingétorix en Alésia del año 52 a.C.
  • Grasse, Provenza Para familiarizarse con el arte de la perfumería.
  • Chantier Médiéval de Guédelon, Borgoña Evocar a los constructores medievales en este antiguo yacimiento.
  • Ludo, Pont du Gard Recordar a los romanos (desde 5 años) cerca de Nimes, en Provenza.
  • Romagne ‘14-’18, Lorena Instruirse sobre la I Guerra Mundial en un excelente circuito guiado infantil por los campos de batalla cerca de Verdún.
  • Cité des Machines du Moyen Age, Larressingle Ver la maquinaria medieval que se utilizaba en los asedios.
  • Château de Chambord, valle del Loira Coleccionar monedas de oro mientras se busca un tesoro virtual.
  • Ecomusée d’Alsace Fascinante excursión para conocer la vida rural alsaciana y su arraigada artesanía.

Antes de partir

Cuándo ir

Téngase en cuenta la temporada y aquello que se desee hacer/ver: con adolescentes, se puede viajar en cualquier época del año, pero con niños pequeños es mejor ir en primavera o a principios del verano, cuando los días, templados y sin lluvias, resultan ideales para salir al parque o terrain de jeux (todas las poblaciones cuentan al menos con uno).

El apretado calendario de fiestas es otro factor a tener presente.

Alojamiento

En París y otras grandes urbes se alquilan apartamentos con servicio de limpieza –equipados con lavadora y cocina– indicados para familias con niños pequeños. Por el contrario, en el interior cuesta encontrar hoteles con habitaciones familiares o para cuatro personas, que han de reservarse con antelación. Funcionales pero sin carisma, las cadenas hoteleras como Formule 1, situadas a las afueras de la mayoría de las grandes localidades, siempre disponen de un buen porcentaje de habitaciones familiares, lo que los convierte en una buena opción para pernoctar. Los padres con un solo niño o bebé, no tendrán problemas a la hora de dar con alojamiento; casi todos los hoteles de precio medio disponen de cunas y, por un pequeño suplemento, colocan una cama extra en una habitación doble.

En la Francia rural, resultan prácticos los B&B y fermes auberges (casas rurales). Las casas arbóreas con literas y las yurtas mongolas son una aventura.

Los campings causan furor entre las familias francesas: solo hay que alquilar una autocaravana con cocina, un bungaló o una tienda de campaña, relajarse en el porche y ver corretear a los peques –maravillosamente ajenos a las barreras lingüísticas– con sus nuevos amiguitos.

Artículos más leídos

Frida Kahlo, México
Día de la mujer. Un recorrido por siete ciudades para contemplar el mundo a través de los ojos de siete excepcionales mujeres.
sedaorun_Shutterstock
Gran noche de Reyes, Alcoy, Alicante, España
8 destinos para celebrar la noche más mágica del año: la gran noche de Reyes. Tanto si se viaja en familia o con amigos, la noche será intensa y emocionante.
Turín, Piamonte, Italia
Best in Travel 2019: los mejores destinos para viajar en 2019 elegidos por Lonely Planet. ¡Descubre las 10 mejores regiones del 2019!
Marco_Saracco_Getty_Images_iStock_Photo