Cuarto día

Hay que dirigirse a los barrios ribereños, bien en tranvía o alquilando una bicicleta. Se explora el barrio marinero del Cabanyal, visitando el Museo del Arroz y parando a tomar una tapa en la maravillosa Bodega Casa Montaña. Después, se da una vuelta por el paseo marítimo a pie o en bicicleta. Cerca de su extremo norte, La Más Bonita es agradable para almorzar.

Por la tarde, hay que ir a La Albufera, al sur de la ciudad (también se puede pasar allí el día y comer un arroz), sin olvidar los prismáticos para ver aves. Se da una vuelta en barca por la laguna y un paseo por las dunas. Antes de regresar a la ciudad se puede ver la puesta de sol desde el Mirador El Pujol.

Si apetece, por la noche se puede volver a Russafa, aunque la zona cercana a la plaza Xúquer también es atractiva. Se puede tomar un montadito si se consigue entrar en Tanto Monta, y luego cenar en el marroquí Balansiya. Después se puede tomar algo en La Salamandra o investigar la bulliciosa vida nocturna universitaria cercana a la plaza Honduras.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Fallas, Valencia, España
Varios planes para pasar unos días en Valencia y dejarse llevar por sus tradiciones, su cultura, su gastronomía y su gente. Conocer Valencia en Fallas, y sin ellas.
Vivvi_Smak_Shutterstock
París, Francia
Los fines de semana primaverales son el momento perfecto para escaparse a visitar algunas de las ciudades más interesantes de Europa.
Nitikorn Poonsiri - Shutterstock
Ubik Café, Russafa, Valencia; España
Un paseo por el barrio más 'cool' de Valencia. Famoso por su mercado, ahora también es conocido por sus restaurantes, tiendas y galerías de arte.
Gonzalo Azumendi