Formentera

La isla de Formentera, con una extensión de 20 km de longitud (12 120 hab.), es un precioso lugar para escapar de todo. El ritmo de vida es lánguido y gozoso, los días transcurren apaciblemente en algunas de las playas más exquisitas de Europa: playas de arena blanca lamidas por increíbles aguas de tono azul, turquesa, y lapislázuli. El turismo está sometido a un estricto control medioambiental; no hay gran cosa que visitar y la vida nocturna es escasa.

Se puede empezar visitando las tiendas de la pequeña ‘capital’ de la isla, Sant Francesc Xavier, con su iglesia-fortaleza encalada, para dirigirse luego a alguna de las playas.

En la península de Sa Mola, al sureste, se halla el famoso Far de Sa Mola, del s. XIX. Desde aquí, hay que retroceder un corto trecho hasta la Platja de Migjorn, donde se concentran chiringuitos y restaurantes de marisco.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Playa de Portinatx, Ibiza, Baleares, España
Semana Santa marca el inicio de la temporada estival en las islas Pitiusas y es uno de los mejores momentos del año para rendirse a los encantos y rincones secretos de Ibiza y Formentera.
Pawel_Kazmierczak_Shutterstock
Imagen de la costa de Formentera, Islas Baleares, España
Formentera ha sabido ganarse a pulso la fama de la que goza: la de ser uno de los mejores destinos del mundo.