Primer día

En el corazón de Viena, maravillarse en el interior finamente trabajado ante el púlpito gótico de piedra y el altar mayor barroco de la catedral Stephansdom. Hay que subir por la torre sur hasta la plataforma de observación para obtener una vista de pájaro de la ciudad, o descender hasta su osario, las Katakomben. Lo mejor es pasar el resto de la mañana paseando por las calles estrechas y muy animadas que la rodean.

Tras un almuerzo delicatesen con una copa de vino en el café/bar de vinos Meinl’s Restaurant, se sigue por Graben y Kohlmarkt hasta el Hofburg para empaparse de la majestuosidad de esta obra maestra de la arquitectura Habsburgo. Allí se puede visitar algunos de sus museos, como los Kaiserappartements.

Para cenar, se aconseja aventurarse en uno de los “menús de viaje” internacionales de Blue Mustard y visitar después los locales favoritos del distrito de Spittelberg: la cervecera de la vieja escuela Siebensternbräu, bares modernos como Brickmakers Pub & Kitchen por la cerveza y la sidra artesanas, o Le Troquet por sus cócteles.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Familia en los Alpes, Austria
Viajar a Austria es un buen comienzo para aquellos padres que se estrenan en los viajes en familia.
FamVeld_Shutterstock
Opernball, en la Ópera Nacional, Viena, Austria
El mejor lugar para estar un día de enero es Austria. Es la temporada de bailes, una oportunidad única para bailar un vals con la élite de Viena.
WienTourismus/MAXUM
Sagrada Familia, Barcelona, Cataluña, España
En Lonely Planet creemos que todos deberían poder viajar, sin importar la edad y la capacidad, y esta información sobre viajes accesibles lo puede hacer posible
haschelsax - Flickr