Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar

Beijing

Viajar a Beijing

Beijing es una auténtica ciudadela china antigua.También es una ciudad moderna y segura de sí misma y, según parece, de que su destino es el de gobernar el país hasta el fin de los tiempos. Su arquitectura refleja su transformación, desde la época de los mongoles a la actualidad, desde los descuidados hútòngs (callejones) a los refugios para bombas excavados durante la década de 1970 y las llamativas creaciones de los arquitectos contemporáneos.

Es precisamente la majestuosidad imperial de Beijing lo que más impresiona, y la ciudad tiene mucha más sustancia que otras capitales dinásticas chinas, como Nanjīng o Kāifēng. Solo hay que explorar un poco para ahondar en su historia.

Sus habitantes hablan en běijīnghua –el mandarín estándar, de referencia– y se maravillan de su suerte por ocupar el centro del mundo conocido. Y pese a su entusiasmo, Beijing renuncia al ritmo frenético de Shanghái o Hong Kong, y los lugareños encuentran tiempo para sentarse, jugar al ajedrez y ver la vida pasar.

Fuente: China 4 (mayo del 2011)