Turismo cultural en Belice: las mejores experiencias locales

Texto por
Bailey Freeman, autora de Lonely Planet
Belice, Blue Hole
Matteo_Colombo_Getty_Images

Compartir lo local con gente del lugar en Belice

A pesar de ser un país pequeño, Belice posee una cautivadora combinación de culturas y paisajes; y es un lugar que abraza por completo sus raíces centroamericanas y caribeñas, celebra su diversidad y presume con orgullo de su espectacular belleza natural. Dicha actitud conlleva, además, el apoyo singular e incondicional de la cultura y el espíritu emprendedor locales. Los visitantes que busquen restaurantes de cadenas famosas o conglomerados de hoteles no lo tendrán fácil porque, en lugar de eso, el turismo de Belice confía en compartir lo local.

Destino Belice

 

Este artículo recopila algunas de las mejores experiencias que celebran la cultura de Belice y su conexión con el increíble mundo natural que la rodea:

 

1. Conocer la cultura maya en San Antonio

2. Circuitos de pesca en Punta Gorda

3. Sostenibilidad en el corazón de un bosque protegido

4. Degustar la gastronomía local de San Pedro

 

 

Belice y la cultura local: Grupo de Mujeres de San Antonio

Timotea Mesh y su colega Josefa del Grupo de Mujeres de San Antonio de Belice muestran cómo se usa un mortero maya © Bailey Freeman / Lonely Planet

 

1. Descubrir la cultura maya con el Grupo de Mujeres de San Antonio

Escondido entre los cerros selváticos de Cayo District (a unos 20 min del popular centro de viajes de aventura que es San Ignacio), en Belice occidental, se halla el pueblo de San Antonio, un pequeño asentamiento cuya historia se remonta a las civilizaciones mayas originales de la región. Hileras de casas modernas de hormigón se alternan con alguna que otra palapa y llamativas flores de jengibre, altísimas palmeras y árboles en flor flanquean las calles.

Aquí se encuentra el centro del Grupo de Mujeres de San Antonio. Dirigido por su fundadora, Timotea Mesh, esta entusiasta cooperativa se dedica a la preservación cultural de las tradiciones mayas. Mesh y sus compañeras emprendieron una iniciativa para mujeres con intereses laborales fuera del hogar que, además, aportaba apoyo económico a la comunidad. “Me gusta enseñar, compartir con las generaciones más jóvenes. Queremos mantener las cosas que hacemos al estilo tradicional,” declara Mesh. “Y queremos expandir nuestro sector educativo; a la larga nos gustaría contar con un centro de investigación.”

Los visitantes del centro pueden aprender varias tradiciones culturales mayas, incluidas cocina, bordados y cerámica. Tras las demostraciones iniciales, los visitantes pueden poner a prueba su habilidad para preparar tortitas moliendo maíz sobre una piedra para convertirlo en harina y cocinarlas sobre un fogón, o usar el torno de alfarero con arcilla que procede del mismo cerro del cual la extraían los antepasados mayas de las mujeres del grupo. El precio incluye un rico almuerzo local; y merece la pena no comer muchas tortitas antes, hay que guardar hambre para los tamales. Las visitas se organizan a través de varios hoteles, incluido el San Ignacio Resort Hotel.


Caracol, el mayor asentamiento maya de Belice

 

 

Belice y la cultura local: pesca con guía local

El pescador y guía profesional Victor Jacobs enseña a la autora de este artículo el arte de lanzar la caña de pesca © Bailey Freeman / Lonely Planet

 

2. De pesca en el mar con Garbutt's Marine

El barco de pesca surca las apacibles aguas del mar Caribe antes de deslizarse junto a una de las múltiples islas de manglares que salpican el mapa de Belice. Un escandaloso grupo de pelícanos hambrientos se sitúa cerca del barco, observando atentamente a los recién llegados antes de zambullirse a por el banco de peces que han detectado. Un vistazo por la borda revela numerosas estrellas de mar doradas y marrones que se desplazan sin prisa por la pradera marina y alguna raya ocasional que planea, silenciosa, bajo la superficie cristalina del agua. Bienvenidos a Punta Gorda.

 

Guía Lonely Planet Best in Travel 2019

 

En la parte baja del país (frente a Guatemala, al otro lado de la bahía), Punta Gorda es un tranquilo pueblo pesquero convertido en popular punto de acceso a los cayos meridionales de Belice. “Crecimos pescando. Salíamos de la escuela, íbamos a por la caña y pescábamos un pargo para cenar”, explica Victor Jacobs, pescador y guía profesional de Garbutt’s Marine. “Me pasaría el día entero en el agua, no puedo estar encerrado en casa, necesito salir al exterior, ser libre”.

Garbutt’s es un operador familiar dedicado a la pesca y al buceo que lleva ya 15 años ofreciendo circuitos en las aguas de Punta Gorda, guiando a principiantes y veteranos por las aguas y arrecifes de la costa sur de Belice. Está asociado con varios lodges de la zona para reservar circuitos de pesca de medio día o de día entero, y hace poco ha inaugurado su propia oferta de alojamiento en primera línea de mar, el Garbutt's Fishing Lodge.


Itinerario por Belice: de Corozal a Punta Gorda

 

 

Belice y la cultura local: sostenibilidad en Copal Tree Lodge

Copal Tree's Restaurant sirve platos elaborados con ingredientes de la granja del local y de pueblos vecinos, Belice © Copal Tree Lodge

 

3. Ser sostenible en Copal Tree Lodge

A un trayecto de 15 min en coche desde Punta Gorda está Copal Tree Lodge, en pleno corazón de un bosque protegido de 4856 Ha. Cuando los huéspedes llegan a este espectacular recinto escuchan el saludo de los monos aulladores y ven revolotear aves de colores entre las copas de los árboles. El edificio principal es de lujo, parece una cabaña de árbol de diseño, rodeada de varias cabañas individuales repartidas por la cresta verde. Las suites están equipadas con verandas con mosquiteras (y hamaca), y de noche se puede abrir la puerta corredera y dejarse arrullar por los sonidos del bosque. 

Es un lodge de ensueño, pero lo realmente destacable es su apuesta por la sostenibilidad, por la conservación del medioambiente y por la economía local. El 70 % de la comida del restaurante se elabora con ingredientes cultivados en la finca, de producción ecológica (el resto procede de pueblos vecinos), y la granja en sí misma es un lugar fascinante para visitar. Joseph Vanzie, que lleva casi una década dirigiendo la granja de Copal, y su colega Elon Ranguy guían a los visitantes por las cautivadoras hileras rojas y verdes de quingombó, calalou, chiles habaneros, pimienta de Jamaica, caladenias y docenas de otras frutas, hortalizas y hierbas, explicando el arte de cultivar en una tierra tan fértil. Con un poco de suerte, incluso se podrá ir a recoger vainas maduras de cacao y flores de vainilla.

 

Belice y la cultura local: granja ecológica Copal

Joseph Vanzie guía a los visitantes por la amplia granja ecológica de Copal Tree © Bailey Freeman / Lonely Planet

 

Los visitantes también pueden reservar varias excursiones locales para explorar la naturaleza y la cultura del Distrito de Toledo; como la ruta culinaria de Toledo, el circuito en kayak por el río Grande, los paseos por el mercado de Punta Gorda o las visitas a las ruinas mayas y los chapuzones en las cuevas.


Los destinos turísticos más sostenibles del mundo

 

Best in Travel 2019: los 10 mejores países para viajar en 2019

 

4. Saborear lo mejor de San Pedro

A un breve vuelo de 15 min desde Ciudad de Belize, Cayo Ambergris es el mayor cayo y una de las zonas más turísticas de Belice gracias a su proximidad con la exquisita barrera de arrecifes del país. San Pedro es el nombre de la ciudad que ocupa la mayor parte de la mitad sur, un pequeño asentamiento que bulle con un sorprendente nivel de actividad. Es buena idea pasear por el bullicioso centro del pueblo (cuidado con los ubicuos carritos de golf, principal sistema de transporte de la isla) y hacer una pausa para disfrutar de las serenas aguas del mar en uno de los acogedores bares de playa de San Pedro.

 

Belice y la cultura local: comida de San Pedro con Belize Food Tours

La camiseta reza “WTF = Where's the food?” (¿Dónde está la comida?). Con Belize Food Tours se puede disfrutar de un sabroso ceviche © Belize Food Tours

 

Felipe Paz y su hermana Dora, nacidos y criados en San Pedro, regentan Belize Food Tours, un operador independiente que explora el extenso legado culinario del pueblo. “Belice es mucho más que arroz y frijoles”, afirma Paz. “La comida de Belice se nutre de sus etnias: la maya, la mestiza, la criolla, la garífuna, la india, la china, la menonita, la libanesa... Nuestra cocina viene de todas estas culturas”. BFT explora la conexión entre comida e historia local, y destaca varias instituciones clásicas de San Pedro, incluido el pequeño restaurante que el abuelo de Paz fundó en 1968.

El precio de los circuitos varía según su duración y BFT ofrece varias opciones a medida. No revelaré ninguna de las sorpresas culinarias que aguardan al viajero, pero las garnachas están para chuparse los dedos.

 

 

Bailey Freeman viajó a Belice con el apoyo del Belize Tourism Board. Los autores de Lonely Planet no aceptan obsequios a cambio de cobertura positiva.

 

 

Descubre Belice, un país pequeño con grandes sorpresas:

Cosas que no sabías de Belice

8 razones para señalar Belice en el mapa

Nuestras guías

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.