La belleza espectacular de los fiordos de Noruega

Texto por
Marta Gómez Mata
Fiordos de Reinebringen, Noruega
RudyBalasko_Getty_Images_iStockphoto

Pocos países pueden competir con la impresionante belleza de Noruega

Este tesoro reside, en gran parte, en los fiordos noruegos, que son unos de los rasgos geográficos más impresionantes de este planeta. Viajar a Noruega y no acercarse a uno de sus característicos fiordos es perderse una parte esencial de su eterno atractivo.

Geirangerfjord, fiordo de Noruega © Justin Foulkes / Lonely Planet Geirangerfjord, fiordo de Noruega © Justin Foulkes / Lonely Planet

Un poco de geología…

Los fiordos noruegos son un fenómeno relativamente reciente: aunque la historia geológica de Noruega se remonta 1800 millones de años, los fiordos no se esculpieron hasta mucho más tarde. Durante los períodos glaciales, las elevadas mesetas que cruzaban el centro del país se hundieron al menos 700 m debido a una gruesa capa de hielo de hasta 2 km de espesor. El movimiento del hielo, llevado por la fuerza de gravedad a través de antiguos lechos fluviales, abrió los fiordos y los valles y creó las montañas de los alrededores, afilando los picos y dejando al descubierto acantilados de roca. Los fiordos adoptaron su forma actual al aumentar el nivel del mar, debido al calentamiento climático tras la última glaciación (hace 10000 años aprox.), e inundar los nuevos valles formados por el deshielo y el retroceso de los glaciares. Se cree que el nivel del mar creció hasta 100 m, formando los fiordos cuyas aguas parecen enormemente profundas.

 

Fiordos de las islas Lofoten, Noruega © RudyBalasko / Getty Images Fiordos de las islas Lofoten, Noruega © RudyBalasko / Getty Images

¿Qué fiordos visitar?

Si los fiordos de Noruega fueran una colección de arte, Geirangerfjord, Patrimonio Mundial de la Unesco desde 2005, sería la pieza maestra. Nærøyfjord, que también está en la lista del Patrimonio Mundial, es igualmente popular e impresionante. Hardangerfjord es un conjunto de fiordos con encantadoras aldeas que forman una cadena de miradores de primera fila para contemplar la belleza en cada rincón, mientras que al sur, Lysefjord es largo y ofrece algunos de los mejores paisajes de Noruega. Pero vayamos por partes…

El listado del buscador de fiordos

A medida que se adentra uno hacia el norte, en la región de Møre og Romsdal, surge un litoral salpicado de islotes y recortado por los fiordos. El imponente Geirangerfjord es punto de visita obligada en la mayoría de los circuitos y escala predilecta de cruceros, aunque puede tambalearse ante la afluencia de turismo estival.

 

Sognefjorden, fiordo de Noruega © Justin Foulkes / Lonely Planet Sognefjorden, fiordo de Noruega © Justin Foulkes / Lonely Planet

El segundo fiordo más largo del mundo (203 km) y el más profundo de Noruega (1308 m) hace un hondo surco en el oeste del país. La ancha vía marítima es espectacular, pero conviene adentrarse en sus ramales más estrechos, como el profundo y encantador Nærøyfjord hasta la ciudad de Gudvangen, para unas vistas idílicas.

  • Hardangerfjord o suaves colinas y aldeas encantadoras

Es la clásica tierra noruega de fiordos, que abarca desde el Atlántico hasta la escarpada pared de la meseta de Hardangervidda, en el centro del país. Entre sus muchos rincones hermosos destacan Eidfjord, Ulvik y Utne, y el Parque Nacional de Folgefonna es perfecto para excursiones por glaciares y senderismo de alto nivel.

 

Lysefjord, fiordo de Noruega © Svein Nordrum / Getty Images Lysefjord, fiordo de Noruega © Svein Nordrum / Getty Images

  • Lysefjord o grandes riscos, cruceros y miradores vertiginosos

A lo largo de los 42 km de Lysefjord (fiordo de la luz), el granito se ilumina con una luz que consigue que los días grises se compensen con una niebla casi luminosa. Es el fiordo favorito de muchos, y no hay duda de que su cautivadora belleza le convierte en uno de los mejores destinos del país.

Los 17 km de Nærøyfjord, al oeste de Flåm, son Patrimonio Mundial de la Unesco. Al lado del fiordo (de solo 250 m de ancho en su punto más estrecho) hay altísimos precipicios de 1200 m, solitarias granjas y cascadas que se desploman de las alturas.

 

Eidfjord, fiordo de Noruega © Justin Foulkes / Lonely Planet Eidfjord, fiordo de Noruega © Justin Foulkes / Lonely Planet

  • Eidfjord o el ramal más espectacular de Hardangerfjord

Es uno de los pueblos más hermosos de esta parte de Noruega, empequeñecido por montañas escarpadas y cascadas. Sin embargo, su belleza tiene un precio: pese a ser accesible solo por ferri o túneles en espiral, en verano los diarios cruceros saturan el pueblo.

  • Trollfjord o un fiordo enormemente abrupto en las Lofoten

En la costa occidental de Hinnøya, Vesterålen se separa de Lofoten por el angosto estrecho de Raftsund y el fiordo Trollfjorden, aún más estrecho y muy pintoresco, cuyas paredes verticales se sumergen en el agua empequeñeciendo todo lo que queda a sus pies.

Nuestras guías

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.