Florencia gastronómica

Texto por
Lola Escudero
'Schiacciata', gastronomía de All'Antico Vinaio, Florencia, Italia
Antonio Gravante_Shutterstock

Experiencias gastronómicas envueltas en arte

En Florencia no es fácil escapar de los menús turísticos y los precios exorbitantes. Sin embargo, la ciudad cuenta con una tradición gastronómica deliciosa que se basa en la sencillez y la calidad de sus ingredientes. La cocina florentina es uno de los placeres que nadie debe dejar de probar. Estas son algunas claves para comer alla fiorentina.

Florencia

 

1. Lo mejor de la cocina florentina

Entre los platos más típicos de la cocina florentina destaca sobre todos ellos el fabuloso bistecca alla fiorentina, un gran corte de carne a la parrilla al sangue (poco hecho). Otros platos típicos incluyen crostini (tostas cubiertas de paté de hígado de pollo u otras cosas), ribollita (una espesa sopa de verduras, pan y judías), pappa al pomodoro (sopa de pan y tomate) y trippa alla fiorentina (callos en salsa de tomate). En muchas enotecas (bares de vinos) de la ciudad se sirven también deliciosos quesos y embutidos de la zona. 

 

2. La mejor comida rápida: los trippai

'Trippai' frente al Duomo, Florencia, Italia © RossHelen / Shutterstock 'Trippai' frente al Duomo, Florencia, Italia © RossHelen / Shutterstock

 

Cuando a los florentinos les apetece una comida sobre la marcha en vez de un almuerzo completo y reposado, se acercan a un trippaio –un carro con ruedas o puesto ambulante– para pedir un panino de callos. Se trata de estómago de vaca cortado en tiras, hervido, troceado, sazonado y servido entre dos rebanadas de pan.

Entre los trippai que siguen manteniendo las antiguas tradiciones florentinas están: el carrito de la esquina suroeste del Mercado Nuevo, L’Antico Trippaio (en la Piazza dei Cimatori), Pollini (en la Piazza Sant’Ambrogio) en Santa Croce, y el minúsculo Da Vinattieri en un callejón al lado de la Chiesa di Santa Margherita de Dante. Un panino de callos con salsa verde (de guisantes, perejil, ajo, alcaparras y anchoas) o aderezado con sal, pimienta y guindilla molida es una opción excelente. Una alternativa es un cuenco de lampredotto (el cuarto estómago de la vaca troceado y hervido a fuego lento durante horas). 


Ciudades ‘superfood’: comida urbana saludable

 

3. Las mejores pizzerías

Una 'pizza' y la ciudad, Florencia © Samot / Shutterstock Una 'pizza' y la ciudad, Florencia © Samot / Shutterstock

Las hay por toda la ciudad, unas mejores que otras, pero entre todas podemos recomendar: Gustapizza (Via Maggio 46r), un local sencillo y siempre abarrotado con 8 tipos de pizza para elegir; PizzaMan (Via Dell’Agnolo 79), barata, alegre, con reservados y magníficas críticas por sus pizzas en horno de leña y precios económicos, o Il Pizzaiuolo (Via dei Macci 113), lleno de jóvenes florentinos que se pirran por su pizza napolitana de masa gruesa en horno de leña. Para cenar es imprescindible reservar.

 

4. Una plaza que invita a comer

La Piazza della Passera es una bonita plaza peatonal que se ha convertido en una joya gastronómica. Se puede escoger entre los económicos callos preparados de diferentes maneras de Il Magazzino o platos clásicos toscanos más caros en la Trattoria 4 Leoni, famosa por su bistecca alla fiorentina que preparan desde 1550. Imprescindible reservar. 

 

Oltrarno y el río Arno, Florencia © kavalenkava / Shutterstock Oltrarno y el río Arno, Florencia ©  kavalenkava / Shutterstock

5.  Comer en Oltrarno

Si cruzamos al otro lado del río, hay infinidad de propuestas, pero destacamos dos. La primera es Il Santo Bevitore (Via di Santo Spiritu 64-66), una sencilla alternativa de restaurante con estilo en el que los gastrónomos cenan a la luz de las velas en un interior oscuro y encalado y decorado con maderas y botellas de vino. Conviene reservar o presentarse antes de las 19.30 para conseguir alguna mesa libre.

La otra propuesta es Il Ristoro dei Perditempo, un local sencillo e imprescindible, económico, con dos salas y un mostrador en el que se vende charcutería. Se puede escoger  un clásico, como pappa al pomodoro, o un plato de fiambres y disfrutar de las vistas del Arno. 


10 de los mejores barrios del mundo

 

6. Experiencias gastronómicas auténticamente florentinas

Interior del Obikà, Florencia © www.obica.com Interior del Obikà, Florencia © www.obica.com

En Obiká (Via de Tornabuoni 16) se puede probar lo mejor de lo mejor. Con su exclusiva localización en el Palazzo Tornabuoni, este local de diseño es modernísimo. En su interior, semejante a una catedral, se pueden probar diversas mozzarellas con albahaca, verduras ecológicas o tomates secos; también es posible acurrucarse bajo las estufas del patio interior.

En L’Osteria di Giovanni (Via del oro 22, en Santa María Novella) ofrecen una cocina absolutamente toscana y muy creativa, con platos como sopa de garbanzos con pulpo o tortelli rellenos de pera y ricotta con salsa de puerro y almendras.

En San Lorenzo y San Marco podemos intentar comer en la Trattoria Mario de la Via Rosina. Hay que llegar temprano para asegurarse un sitio en la mesa comunitaria de esta ruidosa, abarrotada y maravillosa trattoria, una leyenda que mantienen su encanto entre los florentinos a pesar de aparecer en todas las guías. Los lunes y los jueves se sirven callos, los viernes, pescado y los sábados, bistecca alla fiorentina. No se aceptan reservas ni tarjetas de crédito. 

Guía Florencia y la Toscana

 

 

7. Al aire libre

Si el calor aprieta, hay que hacer como los florentinos y escaparse fuera de la ciudad. A un kilómetro al este del Ponte San Niccolò, en las riberas del Arno, está el Targa, donde se come en mesas de madera de estilo parisino, en el interior o al aire libre. La carta de vinos es magnífica y los postres del chef Gabriele Tarchiani también. Es imprescindible reservar. 

 

Florencia sigue siendo una ciudad por descubrir:

Algunos secretos de Florencia

Un paseo por lugares insólitos de Florencia

Nuestras guías

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.