Descuentos y visado para viajar a Jordania con el Jordan Pass

Texto por
Stephen Lioy, autor de Lonely Planet
Petra, Jordania
Justin_Foulkes_Lonely_Planet

Cómo aprovechar al máximo el Jordan Pass, el programa de visado y descuentos en Jordania

Los tesoros de Jordania han cautivado a sus visitantes a lo largo de siglos; desde la ciudad rosada de Petra, desconocida para los occidentales durante cientos de años, hasta las surreales arenas rojas casi marcianas del desierto Wadi Rum. Hoy el acceso a las atracciones turísticas más populares de Jordania –y a un montón de puntos de interés repartidos por todo el país– es más fácil y económico para los viajeros gracias al Jordan Pass.

Jordania

 

¿Qué es el Jordan Pass?

El Jordan Pass es un programa de descuento del Ministerio de Turismo y Antigüedades jordano que combina un visado turístico y la entrada a 36 puntos de interés de todo el país.

El Jordan Pass tiene tres precios, según si se desea pasar uno, dos o tres días en Petra; y el precio base es de 70 JOD (unos 87 €). Comprarlo en línea antes de la llegada al país permite ahorrar 40 JOD en visados (unos 50 €) a los ciudadanos de varias nacionalidades, por lo cual es toda una ganga incluso para quien le vaya a dar poco uso.

 

Echando cuentas: ¿Merece la pena comprar el Jordan Pass?

Para la mayoría de los viajeros solo hay dos preguntas clave: ¿Puede tramitar un visado a su llegada a Jordania? y ¿Va a visitar Petra mientras durante el viaje?

El tema del visado es más complicado de lo que parece a simple vista. Los viajeros de 137 países pueden tramitar su visado al llegar a Jordania, por lo que quienes viajen por su cuenta se ahorrarán los 40 JOD del visado si han adquirido un Jordan Pass antes de entrar en el país. Sin embargo, quienes viajen con un operador turístico sí deben pagar el visado y, por lo tanto, el Jordan Pass no les merece la pena en este sentido. Hay que tener en cuenta que el pago del visado solo se evita si se pasan al menos tres noches en Jordania, por lo que, si se visita el país como excursión de un día, no tiene sentido adquirir el pase.

 

Guía Jordania

 

Visitar Petra es un poco más sencillo, sobre todo porque suele ser lo típico de un viaje a Jordania. El precio de la entrada parte de los 50 JOD (unos 62 €) por la visita de un día y sube hasta 55 JOD por una de dos días o hasta 60 JOD por una de tres días, así que los distintos precios del Jordan Pass cuadran con los de la entrada de Petra.

Si el viajero va a tramitar el visado a su llegada al país y tiene previsto visitar Petra, el Jordan Pass le supone un ahorro incluso sin visitar ninguno de los otros 39 puntos de interés turístico que ofrece el pase; si bien al incluir visitas a estos otros puntos, el ahorro resultará superior.

 

Algunos de los mejores lugares donde dar uso al Jordan Pass

Petra, una de las maravillas del mundo

Es fácil que excursionistas y exploradores quieran ampliar el tiempo que pasan en Petra, Jordania © Justin Foulkes / Lonely Planet Es fácil que excursionistas y exploradores quieran ampliar el tiempo que pasan en Petra, Jordania © Justin Foulkes / Lonely Planet

La clave a la hora de adquirir el Jordan Pass está en Petra: ¿cuántos días se le van a dedicar? Mientras que un día en Petra pueda ser suficiente para el viajero casual, los excursionistas y los fans de la arqueología querrán dedicar mucho más tiempo a explorar los rincones poco conocidos de Petra que los turistas rara vez visitan. El pase de tres días garantiza tiempo suficiente para visitar Petra al más puro estilo Indiana Jones y ver el Altar de los Sacrificios, uno de los Lugares Altos de Petra, completar el peregrinaje de un día a Jebel Haroun (uno de los mejores miradores de la región y también el lugar donde supuestamente está enterrado Aarón, hermano del bíblico Moisés), e ir de excursión desde la Pequeña Petra por la entrada trasera al monasterio.

Además, el pase de tres días ofrece un extra poco publicitado: ¡el cuarto día sale gratis! Solo hay que presentar el Jordan Pass o la entrada de tres días en el lugar a visitar el cuarto día consecutivo de visitas y se obtiene un sello válido por un día más de visitas; lo cual es ideal si se desea dedicar más tiempo a todo lo que las ruinas tienen por ofrecer.


La emocionante historia del descubrimiento de Petra

 

Wadi Rum, el desierto de Lawrencey Aqaba, en el Mar Rojo

El Jordan Pass incluye explorar los paisajes rojizos y casi marcianos del Wadi Rum, Jordania © moorhen / Getty Images El Jordan Pass incluye explorar los paisajes rojizos y casi marcianos del Wadi Rum, Jordania © moorhen / Getty Images

El segundo enclave turístico más famoso de Jordania, situado en el extremo sur del país, también está incluido en el Jordan Pass: Wadi Rum, un lugar donde acampar bajo las estrellas junto a los beduinos locales o recorrer en todoterreno los desiertos que inspiraron Los siete pilares de la sabiduría de T.E. Lawrence, explorando las rocas escarpadas y las grandes dunas de uno de los paisajes más increíbles de Oriente Medio. Más abajo, en la costa del Mar Rojo, la segunda ciudad del país también posee algunos puntos de interés que se incluyen en el Jordan Pass. El Castillo de Aqaba y el Museo de Aqaba están cerrados temporalmente por reformas, pero sin duda merecerán una visita cuando reabran sus puertas, sobre todo si se pasa por la ciudad de camino a la frontera con Israel o si se continúa el viaje en ferri a Egipto.


Aventuras sorprendentes en el desierto de Jordania

 

Explorar la historia de Jordania en Amán

La atracción del sur es intensa, pero no hay que saltarse enclaves históricos como el Teatro Romano de Amán, Jordania © Leonid Andronov / Shutterstock La atracción del sur es intensa, pero no hay que saltarse enclaves históricos como el Teatro Romano de Amán, Jordania © Leonid Andronov / Shutterstock

Muchos viajeros que visitan Jordania por primera vez suelen pasar de largo de Amán porque van directos a los puntos de interés más famosos del sur, pero tanto si hace una parada de 48 h como si se opta por una estancia más larga, la capital de Jordania tiene mucho que ofrecer. Con el Jordan Pass conviene contar con Amán en el itinerario, ya que los dos grandes puntos de interés histórico de la ciudad están incluidos en el pase, y es fácil visitar ambos en medio día, incluso si se anda corto de tiempo. Se puede empezar en la Ciudadela cimera, repleta de ruinas de las sucesivas ciudades romana, bizantina y omeya que antaño dominaban la zona, explorar los antiguos palacios y templos de la ciudad y después visitar el museo arqueológico para luego descender hacia el coliseo del Teatro Romano –antaño el centro de la antigua ciudad de Filadelfia, hoy un popular punto de encuentro de la juventud de Amán– y ver el vecino Museo de las Tradiciones Populares para descubrir la cultura popular jordana a lo largo de los siglos a partir de sus tejidos, joyas y mosaicos.

 

Las ruinas griegas y romanas de Jordania

Retroceder al pasado entre las columnas de las ruinas romanas de Jerash, Jordania © lkpro / Shutterstock Retroceder al pasado entre las columnas de las ruinas romanas de Jerash, Jordania © lkpro / Shutterstock

En el norte de Jordania, comparativamente poco explorado, hay varias ciudades griegas y romanas en ruinas incluidas en el Jordan Pass. Jerash es la más destacada de todas y está considerada una de las ciudades romanas mejor conservadas del mundo. Además, es la que ofrece el acceso más fácil a los viajeros independientes (muchos de ellos la visitan como excursión de un día desde Amán). Un poco más lejos, la antigua ciudad de Gadara en Umm Qais y las ruinas de Pella permiten imaginar la importancia estratégica que antaño tenía el Valle del Jordán para el comercio y el transporte. No obstante, mientras el asentamiento de Umm Qais reposa en su ajada gloria sobre un cerro con vistas al río Jordán y a las fronteras con Siria y Cisjordania, la escasa excavación de Pella esconde la mayor ciudad que todavía queda enterrada y que antaño rivalizó con Gerasa en tamaño e importancia.

 

Castillos olvidados en el desierto oriental

Castillo Qusayr Amra, cuya visita también está incluida en el Jordan Pass, Jordania © CCinar / Shutterstock Castillo Qusayr Amra, cuya visita también está incluida en el Jordan Pass, Jordania © CCinar / Shutterstock

El noreste de Jordania es otra región ignota cuyas laderas rocosas dan paso a desiertos de arena que se extienden en el horizonte hasta las fronteras con Iraq y Siria. En este territorio árido se alzan castillos nabateos, romanos y omeyas, antaño paradas vitales para las caravanas que cruzaban el desierto por las rutas comerciales de los distintos reinos que dominaron la región a lo largo de la historia. El más espectacular es Umm Al Jimal, cuyas ruinas esparcidas permiten imaginar las dimensiones de la ciudad en ruinas, pero el pequeño Qusayr Amra destaca por los murales del s. VIII que todavía decoran sus muros, y los aficionados a la historia moderna de Oriente Medio sabrán apreciar una visita a Qasr Al Azraq para ver la famosa fortaleza en la cual Lawrence de Arabia pasó un largo invierno con sus soldados en 1917.

En ruta desde el norte de Jordania hacia Petra y Wadi Rum, los grandes castillos de los cruzados en Karak (enorme y bien excavado) y Shobak (más pequeño, pero muy bien conservado) son paradas interesantes para hacer una pausa. Tomar la ruta de la carretera del Rey entre ambos ofrece una alternativa mucho más interesante que el típico recorrido por el desierto entre el aeropuerto de Amán y Petra.

 

Jordania, un país en el que vivir momentos inolvidables en pareja:

Jordania para dos: actividades románticas en pareja

Nuestras guías

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.