Cuarto día

Se toma un barco temprano a Macao y se va en autobús o taxi a la legendaria Lung Wah Teahouse a desayunar dim sum. Es buena idea comprar té a granel antes de irse y visitar el vecino Red Market. Pasear por la zona cultural del norte de la península de Macao permite ‘quemar’ el desayuno. En el barrio de la iglesia de San Lázaro, de calles adoquinadas, abundan las tiendas de diseñadores y se pueden comprar recuerdos.

Se visita el histórico edificio Leal Senado, frente a Largo do Senado, y se pasea por Rua Central para ver el centro histórico de Macao, catalogado por la Unesco, y las ruinas de la iglesia de San Pablo mientras se comen pastelitos portugueses de huevo y galletas de almendras. Es buena idea ir al encantador pueblo de Taipa.

No hay que perderse el nuevo complejo de casinos de Studio City y probar suerte en las mesas o pedir una copa en el bar. Después, se regresa a la península de Macao y se toma el ferri de vuelta a Hong Kong.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Desierto del Sáhara, Marruecos
Una selección de 9 destinos para celebrar el Fin de Año y conocer distintas costumbres y planes alternativos para esta noche festiva, antes y después de las doce.
Kanuman_Shutterstock
Templo Dorado de Amristar, Punjab, India
Estos son 10 atardeceres con los que se triunfará en Instagram mostrando las mejores fotos de puestas de sol.
MasterLu_Getty Images
Hong Kong
El número de enero de 2018 de Lonely Planet Traveller explora las dos caras de Hong Kong