Cascada de Baleine

Es algo propio de fantasías tropicales: una cascada de casi 20 m que se despeña trazando un arco de plata desde una roca veteada de helechos hasta una ancha poza de agua dulce. A la cascada de Baleine, en la aislada punta noroccidental de la isla, solo se puede llegar en barco; después de caminar unos minutos desde la playa donde se fondea, se escuchará su sonido en medio del bosque pluvial.

Tienda