Cómo llegar a México

Además de en avión, es posible llegar a México en automóvil desde EE UU, Guatemala o Belice. En www.lonelyplanet.com/bookings se pueden reservar vuelos, circuitos y billetes de tren.

Llegada al país

Los ciudadanos estadounidenses que viajen por tierra o mar pueden entrar a México y regresar a EE UU con una tarjeta pasaporte, pero si van en avión, necesitan el pasaporte completo. Los ciudadanos de los demás países necesitan pasaporte y algunos, también visado.

Por tierra

Belice

Hay autobuses frecuentes desde el Nuevo Mercado Lázaro Cárdenas de Chetumal hasta las ciudades beliceñas de Corozal (40-50 MXN, 1 h) y Orange Walk (75 MXN, 2 h). Algunos continúan hasta Ciudad de Belice (150 MXN, 4 h).

Toda persona que salga de Belice con destino a México debe pagar un impuesto de salida: 15 US$ para visitas inferiores a 24 h y 19 US$ para estancias más largas. Se paga en efectivo y en moneda beliceña o estadounidense, aunque para esta última los funcionarios no suelen tener cambio.

Guatemala

Las fronteras terrestres de Ciudad Cuauhtémoc-La Mesilla, Ciudad Hidalgo-Ciudad Tecún Umán y Talismán-El Carmen están comunicadas por autobús o combi con Ciudad de Guatemala y localidades cercanas de Guatemala y México. La frontera de Ciudad Hidalgo-Ciudad Tecún Umán es famosa por las prácticas extorsionistas en el lado guatemalteco; es mucho más aconsejable cruzar por Talismán-El Carmen.

Las siguientes compañías tienen autobuses diarios entre Tapachula (Chiapas) y Ciudad de Guatemala (5-6 h):

Línea Dorada 240 MXN, salida a las 15.00.

Tica Bus (www.ticabus.com) 358 MXN; salida a las 7.00.

Trans Galgos Inter (www.transgalgosinter.com.gt) 330-445 MXN; salidas a las 6.00, 12.00 y 23.45.

Entre Chetumal y Flores, Línea Dorada tiene un autobús diario en cada sentido (450 MXN o 206 GTQ, 8 h) que pasa por Ciudad de Belice.

Para ir por la ruta del río Usumacinta entre Palenque (México) y Flores, hay que tomar una camioneta de Palenque a Frontera Corozal (130 MXN, 2½-3 h) y allí un barco a Bethel, en Guatemala (40 min, 80-450 MXN/persona, según el número de pasajeros). Desde Bethel salen autobuses de 2ª clase cada hora hacia Flores (4½ h) hasta las 16.00.

Las agencias de viajes de Palenque y Flores ofrecen el trayecto en autobús-barco-autobús entre ambas ciudades por 450-600 MXN, pero si se va a viajar por esta ruta, merece la pena tomarse un tiempo para visitar las ruinas mayas de Yaxchilán, cerca de Frontera Corozal.

Otra posible ruta entre México y Flores es por la frontera de El Ceibo, cerca de Tenosique, Tabasco. Hay furgonetas, autobuses y taxis que circulan entre Tenosique y El Ceibo, y furgonetas que circulan entre la frontera y Flores.

EE UU

Existen más de 40 pasos fronterizos oficiales entre EE UU y México. Algunas ciudades mexicanas de la frontera y del norte se ven afectadas por la violencia del narcotráfico, por lo que conviene consultar las alertas para viajeros si se quiere cruzar esta frontera. Por Ciudad Juárez es mejor pasar lo más rápido posible. La carretera Matamoros-Tampico se debía evitar en el momento de escribirse estas líneas.

En el 2014 abrió un paso fronterizo exclusivamente peatonal en Boquillas del Carmen-Big Bend National Park.

Autobús

Los autobuses que cruzan la frontera unen varias ciudades de EE UU y México. En la mayoría de los trayectos hay que hacer transbordo entre un autobús de EE UU y uno mexicano en el lado estadounidense o mexicano de la frontera, aunque se puede comprar un billete directo al destino gracias a los acuerdos entre las distintas compañías de autobuses.

Autobuses Americanos (www.autobusesamericanos.com.mx) Desde Chicago y ciudades de la mitad sur de EE UU hasta el noreste, norte-centro y centro de México.

Greyhound (760-357-18-95, 558-79-95; www.greyhound.com; Calexico 123 East 1st St; Mexicali 1244 Centro Cívico-Comercial; 5.30-23.30) Desde California, Arizona y Texas a ciudades fronterizas, con transfers para seguir hacia el noroeste de México.

Ómnibus Mexicanos (www.omnibusmexicanos.com.mx) De Texas al noreste, centro y centro-norte de México.

Transporte Supremo (www.transportesupremo.com) Furgonetas lanzadera entre Phoenix, Sonoyta, Nogales, Yuma, Agua Prieta y Puerto Peñasco.

Tufesa (www.tufesa.com.mx) Desde varias ciudades del suroeste de EE UU y California hasta el noroeste de México, Mazatlán y Guadalajara.

Turimex Internacional (www.turimex.com) Desde Chicago, Texas y el sureste de EE UU hasta el noreste, norte-centro y centro de México.

La mayoría de las rutas las cubren varios autobuses a diario.

Es posible (y a menudo igual de rápido) llegar a la frontera en un autobús (o tren, véase www.amtrak.com), cruzarla a pie o en un autobús local, y tomar después un autobús que siga el trayecto hacia el otro lado.

Automóvil y motocicleta

La normativa para introducir un vehículo en México cambia a menudo. Se recomienda preguntar en un consulado mexicano, en Sanborn’s (www.sanborninsurance.com) o en EE. UU. en el número de información turística mexicano (800-482-9832).

Ir a México en automóvil es muy práctico para los viajeros que tienen mucho tiempo; les gusta la independencia; cargan con tablas de surf, equipo de buceo u otro equipaje incómodo; y/o viajan con al menos un acompañante. Se recomienda que los conductores tengan conocimientos básicos de mecánica. Un sedán con un buen maletero es más seguro para el equipaje que un monovolumen o un automóvil con puerta trasera.

Los mecánicos mexicanos son hábiles, pero merece la pena llevar consigo todos los recambios posibles (los filtros de combustible son muy útiles). Los neumáticos (incluido el de recambio), los amortiguadores y la suspensión deben estar en buen estado. Por seguridad hay que llevar algún elemento para inmovilizar el volante y es buena idea instalar un interruptor de emergencia.

Desplazarse en motocicleta por México solo es apto para los más valientes. Las carreteras pueden ser inclementes y no es fácil encontrar piezas de repuesto y mecánicos. Las únicas piezas fáciles de encontrar son de las marcas Kawasaki, Honda y Suzuki.

Permiso vehicular

Se necesita un permiso de importación temporal de vehículos (44 US$ más IVA) para introducir un vehículo en México más allá de la zona fronteriza, que comprende 20-30 km desde la frontera estadounidense y hasta 70 km desde las fronteras con Guatemala y Belice. Las únicas excepciones a la norma son la península de Baja California, donde el permiso no es necesario, y el estado de Sonora hasta Guaymas, en el sur, que ofrece un procedimiento más fácil y barato, pero se necesita un permiso para embarcar el vehículo en Pichilingue (La Paz), Baja California, en un ferri rumbo al México continental.

Estos permisos se expiden en oficinas situadas en los pasos fronterizos y en puestos situados unos kilómetros después de la frontera, así como en el puerto de Ensenada y la terminal de ferris de Pichilingue (Baja California). Los detalles y horarios de estos puntos se indican en el sitio web de Banjército (www.banjercito.com.mx), el banco que se encarga de los procedimientos de importación de vehículos; hay que hacer clic en “Red de Módulos IITV”. Los residentes en EE UU y Canadá pueden solicitar el permiso en la web de Banjército (“Application for Temporary Import Per-mit for Vehicles”) al menos un par de semanas antes del viaje, y se lo enviarán por mensajería. El procedimiento en línea permite obtener la preautorización electrónica del permiso turístico mexicano.

La persona que importa el vehículo debe llevar consigo el documento original y una o dos fotocopias de los siguientes documentos que, por norma, deben estar todos a su nombre (salvo que se use el vehículo del cónyuge, progenitor o hijo/a si se presenta algún documento que certifique el parentesco):

  • Permiso turístico (FMM): en la frontera, ir a Migración antes de procesar el permiso del vehículo.
  • Certificado de propiedad o certificado del registro del vehículo (ambos son necesarios si se quiere cruzar México para llegar a Guatemala o Belice).
  • Una tarjeta de crédito o débito Visa o MasterCard emitida fuera de México o una fianza en efectivo de entre 200 y 400 US$ (según la antigüedad del vehículo); a modo de garantía de que el vehículo saldrá de México antes de que expire el FMM.
  • Pasaporte o tarjeta de pasaporte (EE UU).
  • Si el vehículo no se ha terminado de pagar, el contrato del crédito o un recibo de pago con una antigüedad inferior a tres meses de la institución financiera.
  • Si el vehículo es alquilado o está en leasing, el contrato a nombre de la persona que importa el vehículo.
  • Si es un vehículo de empresa, un documento que pruebe que pertenece a la empresa y otro que pruebe que el importador trabaja para dicha empresa.

Con el permiso el conductor recibirá un holograma adhesivo que deberá colocar en el parabrisas.

Al salir de México las autoridades mexicanas deben cancelar el permiso de importación. Puede hacerlo un oficial cuando el viajero entra en la zona fronteriza, a 20 o 30 km de la frontera. Si no sucede así, hay que buscar al oficial encargado al llegar a la frontera. Si se sale de México sin haber cancelado el permiso, las autoridades darán por supuesto que se ha abandonado el vehículo en México de forma ilegal y no devolverán la fianza, cobrarán una multa a través de la tarjeta de crédito o denegarán al viajero el permiso la próxima vez.

Seguro

Es esencial contar con un seguro de responsabilidad civil mexicano. Si el viajero se ve involucrado en un accidente en México, puede ir a la cárcel y ver cómo incautan su vehículo mientras se evalúa la responsabilidad. Si el viajero tiene la culpa de un accidente en el que haya heridos o víctimas mortales, puede ser detenido hasta que garantice la indemnización a las víctimas y pague las multas indicadas. La única protección real es una cobertura adecuada de seguro mexicano: está considerada una garantía del pago de la indemnización.

La ley mexicana solo reconoce el seguro mexicano, por lo que una póliza de EE UU no es válida, aunque ofrezca la cobertura necesaria. El seguro de automóvil mexicano puede contratarse en línea por medio de compañías como Sanborn’s (www.sanbornsinsurance.com), entre otras. También se puede adquirir en ciudades fronterizas de EE UU y en algunos cruces fronterizos. En los más concurridos hay oficinas de seguros abiertas 24 h.

Un seguro a corto plazo cuesta aprox. 15 US$ diarios por una cobertura total para un coche de valor inferior a 10 000 US$. Para períodos superiores a dos semanas, suele salir más barata una póliza semestral o anual. Una póliza de responsabilidad civil cuesta la mitad que una póliza de cobertura total.

Por mar

Navegan barcos diariamente entre Chetumal y San Pedro (60 US$) y Caye Caulker (65 US$) en Belice.

Cómo moverse por México

Avión

Más de 60 ciudades mexicanas tienen aeropuertos con servicios regulares de pasajeros. Puede salir a cuenta para trayectos largos, sobre todo teniendo en cuenta que la probable alternativa es un largo viaje en autobús.

Aeroméxico (y su filial Aeroméxico Connect) tiene la mayor red, pero Interjet, TAR Aerolíneas, Volaris y VivaAerobus van a muchas ciudades y a menudo son más económicas. VivaAerobus ofrece unas tarifas especialmente bajas, pero su página web no acepta todas las tarjetas de crédito extranjeras.

Bicicleta

No es una opción muy común para recorrer México. El tamaño del país, el mal estado de algunas carreteras, los motoristas negligentes y otros riesgos viales son elementos disuasorios. Si el viajero se atreve, que tenga en cuenta la topografía montañosa y el calor cuando planee su ruta. Todas las ciudades tienen tiendas de bicicletas; una bicicleta de montaña correcta para pasar unas semanas en ruta cuesta alrededor de 5000 MXN.

Otra opción son los circuitos con bicicleta propia por el sur de México y la región volcánica central que organiza el simpático y divertido equipo de ¡El Tour (www.bikemexico.com).

Barco

Los ferris para vehículos y pasajeros conectan Baja California con el resto de México por las rutas Santa Rosalía-Guaymas, La Paz-Mazatlán y La Paz-Topolobampo. Un asiento para pasajero cuesta entre 897 y 1102 MXN por trayecto, según la ruta. Un coche de hasta 5,4 m de largo cuesta de 2004 a 2354 MXN.

Autobús

México cuenta con una buena red de autobuses confortables, frecuentes y con precios razonables que conecta todas las ciudades. Casi todas las poblaciones tienen una terminal principal de la que salen los autobuses de larga distancia; puede llamarse Terminal de Autobuses, Central de Autobuses, Central Camionera o La Central.

Las estaciones de autobuses de las grandes ciudades suelen ser seguras, limpias y funcionales.

Clases

Los autobuses mexicanos (llamados “camiones”) ofrecen las siguientes clases.

De lujo y ejecutivo

Los servicios de lujo, de primera plus y ejecutivos (todavía más confortables) circulan principalmente por rutas interurbanas importantes. Son rápidos y cómodos: tienen asientos reclinables, mucho espacio para las piernas, aire acondicionado, películas en pantallas a veces individuales, pocas paradas o ninguna, aseos (a veces separados por sexos) y con frecuencia bebidas, tentempiés e incluso wifi. Usan las carreteras de peaje cuando las hay.

Primera clase

Los autobuses de primera (1ª) clase ofrecen un cómodo asiento numerado para cada pasajero. Dan servicio a todas las ciudades grandes. El estándar de confort suele ser, como mínimo, correcto. Los autobuses cuentan con aire acondicionado y baño, y paran pocas veces. Proyectan películas de vídeo y usan las carreteras de peaje siempre que pueden.

Segunda clase

Los autobuses de segunda (2ª) clase o ‘económica’ dan servicio a las ciudades pequeñas y a los pueblos. Ofrecen trayectos más baratos y más lentos en algunas rutas interurbanas. Algunos son casi tan rápidos, cómodos y directos como los autobuses de 1ª clase; otros son viejos, lentos y destartalados. Algunos tienen aseos. Suelen evitar las vías con peaje y paran donde sea para recoger pasajeros. Si el viajero monta a mitad de la ruta, es probable que deba viajar de pie. En las zonas más remotas a menudo son la única opción de transporte.

Compañías

En México hay cientos de compañías de autobuses. La mayor parte de las principales pertenecen a grandes empresas que dominan el transporte en autobús en distintas partes del país. Los horarios aparecen en sus webs.

ETN Turistar (https://etn.com.mx/) Comprende los buenas líneas ejecutivas, ETN y Turistar, que cubren el centro, norte y oeste de México y llegan hasta Puerto Escondido, en la costa del Pacífico.

Grupo ADO (www.ado.com.mx) Conecta Ciudad de México y el este, sur y sureste del país; las compañías incluyen ADO Platino (de lujo), ADO GL (de lujo/1ª clase) y ADO y OCC (1ª clase).

Grupo Estrella Blanca (www.estrellablanca.com.mx) Se centra en Ciudad de México y el centro, norte y oeste de México; incluye Futura Select (de lujo), y Futura, Elite, Oriente y Transportes Chihuahuenses (1ª clase).

Primera Plus (www.primeraplus.com.mx) Compañía de 1ª clase con servicios frecuentes alrededor del centro del país.

Tarifas

Los autobuses de 1ª clase cuestan aprox. 1,25 MXN/km y recorren 70-80 km en 1 h. Los autobuses de lujo cuestan un 20% más que los de 1ª clase; y el servicio ejecutivo, un 50% más. Los autobuses de 2ª clase cuestan un 20% menos que los de 1ª clase.

Reservas

El billete de los autobuses de 1ª clase, de lujo y ejecutivo se compra en la terminal de autobuses antes del viaje. En los trayectos de 4 o 5 h en rutas con servicios frecuentes, se puede ir a la terminal, comprar el billete y partir sin mucha demora. Para trayectos más largos o rutas con servicios poco frecuentes, o cualquier trayecto en época vacacional, lo mejor es comprar el billete con un día o más de antelación. Es posible elegir el asiento al comprar el billete; y es buena idea evitar la parte trasera, que es donde suelen estar los lavabos y la que acusa más los baches.

Muchos servicios de 2ª clase no tienen taquilla; se paga el billete al conductor.

En algunas ciudades es posible comprar los billetes en agencias del centro, para evitar el viaje hasta la terminal. Mi Escape (www.miescape.mx) tiene docenas de despachos de billetes para los autobuses de Grupo ADO en aprox. 20 ciudades.

Automóvil y motocicleta

Contar con un vehículo en México garantiza flexibilidad y libertad; y si uno logra adaptarse a las carreteras locales, desplazarse no resulta más complicado que en otras ciudades.

Permiso de conducir

Para conducir un vehículo de motor en México es necesario poseer un permiso de conducir vigente del país de origen.

Gasolina

Toda la gasolina y el diésel de México lo vende Pemex (Petróleos Mexicanos). La mayoría de los pueblos, incluso los más pequeños, tienen una gasolinera Pemex; y en las principales carreteras siempre hay gasolineras. En las zonas más remotas es conveniente llenar el depósito. Toda la gasolina es sin plomo y hay dos variedades:

Magna (87 octanos) Más o menos equivalente a la gasolina normal sin plomo de EE UU. Aprox. 13,57 MXN/l (3,10 US$ por galón estadounidense).

Premium (91 octanos y menos contenido de azufre) Más o menos equivalente a la gasolina súper sin plomo de EE UU. Aprox. 14,38 MXN.

El diésel normal mexicano tiene un mayor contenido de azufre que el de EE UU, pero hay una variedad “bajo azufre” que empieza a estar disponible en Ciudad de México y alrededores. Las gasolineras tienen asistentes que agradecerán una propina de unos 5 MXN.

Alquiler

El alquiler de automóviles en México puede ser caro visto desde una perspectiva europea, pero no es difícil de organizar. Las principales agencias internacionales tienen oficinas por todo el país.

Para alquilar un vehículo hay que presentar un permiso de conducir válido, el pasaporte y una tarjeta de crédito; además de tener más de 21 años (en algunos casos, 25; o si se tienen entre 21 y 24 años hay que pagar un recargo). Es importante leer la letra pequeña del contrato. A la tarifa de alquiler se le añaden tasas y el coste del seguro. Un seguro completo puede doblar el precio básico que aparece en las reservas en línea, aunque el viajero tendrá la opción de contratar un seguro solo de responsabilidad por un precio más bajo. Se recomienda preguntar qué cubre exactamente el seguro: puede que el seguro por robo y daños solo cubra un porcentaje de los costes, o que el seguro no sea válido para viajar por carreteras de campo. Lo más aconsejable es contar con cobertura a terceros.

Las tarifas de alquiler suelen partir de los 500-600 MXN/día e incluyen kilometraje ilimitado, seguro básico y tasas. En algunos resorts de playa el precio baja hasta 400 MXN. Si se alquila un vehículo por semanas o por un mes, el precio por día baja. El recargo por devolver el vehículo en otra ciudad, cuando es posible, suele ser de 5 MXN/km.

En algunos centros turísticos se pueden alquilar motocicletas y ciclomotores. Es necesario presentar el carné de conducir y una tarjeta de crédito. Sin embargo, la mayoría de agencias no suelen ofrecer seguro.

Estado de la carretera y peligros

  • Las carreteras principales funcionan bien y son bastante rápidas si el tráfico no es denso. Hay más de 6000 km de autopistas de peaje, generalmente buenas y con cuatro carriles. Los peajes cuestan 1-2 MXN por kilómetro.
  • Es mejor evitar conducir de noche ya que es frecuente toparse con vehículos que circulan sin luces, baches que no se ven, rocas, peatones inesperados, animales o conductores ebrios.
  • A veces se dan casos de secuestros, atracos y controles ilegales de carretera relacionados con el narcotráfico, sobre todo en el norte. Esto es algo tristemente célebre en los estados de Tamaulipas y Nuevo León; sobre todo en la carretera Tampico-Matamoros. En esta parte del país lo más seguro es circular por las carreteras de peaje, solo conducir de día y mantener las puertas y las ventanas bloqueadas cuando se circula por una ciudad. Consúltense las advertencias al respecto y a los lugareños. Si el viajero es víctima de un robo, es mejor que no intente resistirse.
  • También hay controles de carretera militares o policiales que son legales. En general buscan armas, drogas, inmigrantes o contrabando. No suelen dar problemas a los turistas y no son motivo de alarma.
  • Lo mejor es aparcar el vehículo en aparcamientos cerrados al caer la noche; son muy comunes en todas las ciudades. Los hoteles sin aparcamiento seguro que indicarán el más próximo.
  • Catorce de cada 100 000 mexicanos mueren cada año en accidentes de tráfico, una tasa que es más del doble que la de la mayoría de países europeos. Conducir ebrio y no usar el cinturón de seguridad son las principales causas de muerte en carretera porque, por otro lado, los mexicanos suelen conducir con cuidado. La densidad del tráfico, las malas carreteras, los badenes, los animales, las bicicletas y los peatones obligan a reducir la velocidad.
  • Hay que estar atento a las señales de Alto (Stop), los topes (resaltes) y los hoyos en la carretera. A menudo no están donde uno se lo espera y saltárselos conlleva multas o daños en el vehículo. Las señales de topes o vibradores advierten de su presencia; pero los más perjudiciales son los que vienen sin aviso previo.
  • Es posible que la policía de tráfico pare al viajero. Si esto ocurriera, hay que mantener la calma y ser educado. Si este cree que no ha cometido ninguna infracción, no tiene que pagar ningún soborno y si se hace el tonto, el policía se dará por vencido. Se le puede pedir al policía que muestre su identificación y la documentación que pruebe que se ha cometido una infracción; y también decirle que se quiere hablar con su superior mientras se anota el nombre del agente, el número de placa, la matrícula del vehículo y el departamento (federal, estatal o municipal). Hay que dejar claro que se está dispuesto a pagar cualquier multa en comisaría y pedir un recibo a cambio. Después se puede presentar una queja en la oficina de turismo.

Normas de tráfico

  • Se circula por la derecha.
  • El límite de velocidad es de entre 80 y 120 km/h en carretera abierta (se reduce al atravesar zonas urbanizadas) y entre 30 y 50 km/h en pueblos y ciudades.
  • Las calles de sentido único son la norma en las ciudades.
  • El límite legal de alcohol en sangre para los conductores oscila entre 0,5 g/l y 0,8 g/l; son dos o tres cervezas o tequilas.
  • Las leyes anticontaminación de Ciudad de México prohíben la circulación de casi todos los vehículos un día a la semana.

Transporte local

Bicicleta

La cultura ciclista se está poniendo de moda en las ciudades mexicanas. Casi todas son bastante llanas, por lo cual ir en bicicleta es una buena opción, y algunas autoridades municipales empiezan a hacer sitio a los ciclistas. En diciembre del 2014, Guadalajara puso en marcha Mibici (www.mibici.net), la tercera red de bicicletas compartidas de México después de las de Ciudad de México y Puebla. Funcionan igual que los sistemas de este tipo en otros países. En otras ciudades, es posible alquilar bicicletas de carretera y montaña de calidad aceptable por entre 250 y 650 MXN diarios. Si se buscan rutas poco congestionadas, se disfrutará. Las salidas colectivas de los domingos son un fenómeno al alza.

Autobús

Conocidos generalmente como “camiones”, los autobuses locales son la forma más barata de desplazarse por las ciudades y hasta los pueblos vecinos. Circulan con frecuencia y el billete cuesta unos pocos pesos. En muchas ciudades, flotas de pequeños y modernos microbuses han sustituido a los modelos más viejos y sucios.

Los autobuses solo paran en las paradas, aunque en algunos sitios se detienen haciendo un gesto con la mano.

Colectivo, combi, microbús y ‘pesero’

En algunas zonas, diversos vehículos pequeños proporcionan alternativas a los autobuses. Hay servicios entre algunas ciudades en taxis colectivos (normalmente para cuatro pasajeros, cada uno paga un cuarto del total), combis Volkswagen y otras furgonetas más cómodas para transporte de pasajeros, tipo Chevrolet Suburban o Nissan Urvan. Suelen costar un poco menos que los autobuses de 1ª clase. Los microbuses o “micros” son autobuses pequeños de 2ª clase, por lo general bastante nuevos, que tienen aprox. 25 plazas y realizan rutas cortas entre poblaciones cercanas. Más primitivas son las camionetas y camiones para pasajeros, con tarifas similares a las de los autobuses de 2ª. Ir de pie en la parte trasera de un camión traqueteante lleno de campesinos con sus machetes y animales siempre es una experiencia memorable.

Metro

Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey tienen metro. El de Ciudad de México es una forma rápida, práctica y barata de desplazarse. Con 195 estaciones y más de 4 millones de pasajeros diarios entre semana, es el tercer metro más concurrido del mundo y no se recomienda usarlo en hora punta.

Taxi

Los taxis son comunes en pueblos y ciudades, y son sorprendentemente económicos. Un trayecto en ciudad cuesta 15-20 MXN/km. Si el taxi tiene taxímetro, se puede preguntar al conductor si funciona; y si no fuera el caso, hay que acordar un precio por el trayecto antes de montar (puede que sea necesario regatear).

Muchos aeropuertos y algunas terminales de autobuses tienen un sistema autorizados de taxis de prepago: se compra un tique de precio fijo hasta el destino en una taquilla especial y se entrega al taxista en lugar de pagar en efectivo. Así se evitan los timos y el tener que regatear, pero las tarifas suelen ser más caras de las de la calle.

Alquilar un taxi para una excursión de un día fuera de la ciudad cuesta más o menos lo mismo que alquilar un coche barato (aprox. 600 MXN).

Tren

El espectacular ferrocarril Chihuahua-Pacífico (ferrocarril Barrancas del Cobre; (614-439-72-12; www.chepe.com.mx; viaje completo 1ª/2ª clase 2482/1767 MXN), que atraviesa la Sierra Madre Occidental entre Los Mochis y Chihuahua, es uno de los mejores viajes que se pueden hacer en México. El resto de líneas ferroviarias de pasajeros de México feneció cuando se privatizaron los ferrocarriles en la década de 1990.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Tijuana, Baja California, México
Una escapada a Tijuana, “TJ” para los lugareños, para descubrir el panorama cultural y gastronómico de esta ciudad mexicana fronteriza.
Robert_Briggs_Shutterstock
Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México, México
Descubrir los lugares de Ciudad de México, ciudad Top 6 del Best in Travel 2019, que modelaron a Frida Kahlo, icono de la cultura 'pop' y artista prolífica. Un recorrido por las maravillosas contradicciones de México.
Maria_Sward
St François, Grande Terre, Guadalupe
Los destinos 'trending topic' según Airbnb. Los viajeros de Airbnb apuntan hacia destinos inusuales para disfrutar las vacaciones de primavera.
bennymarty_Getty_Images