Consejos para viajar a Jamaica

¿Es seguro viajar a Jamaica?

    Cuestiones legales

    • La legislación contra la conducción bajo los efectos del alcohol y las drogas se aplica con dureza.
    • No hay que esperar indulgencia por ser extranjero. Las cárceles jamaicanas son muy desagradables.
    • Se ha despenalizado la posesión de marihuana; tener hasta 50 gramos está sujeto a multas, pero no a arresto.
    • De ser arrestado, hay que insistir en el derecho de llamar a la embajada correspondiente de Kingston.

    Precauciones

    El país parece estar menos preocupado por los crímenes violentos que afecten a los turistas que por la mala prensa que genera. Muchos viajeros temen lo peor y lo evitan, pero lo más probable es irse del país con impresiones positivas. El problema más serio son los pequeños hurtos, aunque a algunos viajeros les preocupa más la legalidad del consumo de marihuana.

    Delincuencia

    Aunque se recomienda evitar Spanish Town y algunos barrios de Kingston debido a los problemas de las bandas, los crímenes contra turistas se han reducido mucho. La mayoría de visitantes disfrutan de sus vacaciones sin mayores incidentes.

    Se aconseja atender al sentido común. Cerrar por la noche las puertas y ventanas del hotel, y las puertas del automóvil al conducir. No abrir la puerta del alojamiento a alguien que no pueda demostrar su identidad. Si se alquila una villa o casa privada en una zona apartada, pregúntese antes si se proporciona algún sistema de seguridad.

    Al salir del alojamiento, hay que llevar encima el mínimo dinero necesario. El resto se puede dejar en la caja fuerte del hotel. Tampoco hay que hacer ostentación de objetos de valor (especialmente smartphones).

    Drogas

    La ganja (marihuana) está omnipresente en Jamaica. Mucha gente se acerca a los visitantes para venderles droga. La cocaína también está muy extendida (Jamaica es un punto intermedio de la ruta Colombia-EE UU), además de las setas alucinógenas. La globalización del comercio de la droga ha avivado la violencia de las bandas en Jamaica.

    Aunque se ha despenalizado el consumo de ganja, el resto de drogas sigue siendo ilegal. Las sanciones son severas. Hay policías armados que hacen controles de carretera y registran vehículos al azar. Su profesionalidad nunca está garantizada, y a menudo se producen casos de “dash” (extorsión) para sacarse un sobresueldo. Los registros de droga en los aeropuertos pueden ser especialmente estrictos.

    Molestias

    Normalmente, el mayor problema en el país son los estafadores (normalmente hombres) que acechan a los visitantes, especialmente en los centros turísticos: Montego Bay, Negril y, en menor grado, Ocho Ríos.

    Hay que mostrarse educado pero firme; nunca hay que ignorarlos, ya que se considera un insulto. Su estrategia se basa en la persistencia agresiva, y deshacerse de ellos puede ser agotador. Muchos insisten con la esperanza de que el visitante suelte pasta para deshacerse de ellos. Si el acoso es prolongado, hay que recurrir a la policía turística o la policía local.

    Informarse es importante

    Antes y durante el viaje recomendamos que cualquier información relacionada con seguridad, salud, trámites administrativos como la expedición de visados, etc. sea verificada con el Ministerio de Asuntos Exteriores del país del viajero.

    Tienda

    Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

    Artículos más leídos

    Valle de los Reyes, Egipto
    Selección de Lonely Planet de destinos malditos y lugares desafortunados del mundo.
    Alberto López García-Basteiro
    Valle de los Reyes, Egipto
    Selección de Lonely Planet de destinos malditos y lugares desafortunados del mundo.
    Alberto López García-Basteiro