Parque Nacional de Sehlabathebe

Parque Nacional de Sehlabathebe, Lesoto
Hougaard Malan_Getty Images

La reserva más infravalorada del país es tan remota como escarpada y hermosa. Las onduladas praderas, las flores silvestres y el silencio harán que el viajero se sumerja en la paz imperante, solo perturbada por algún que otro antílope cabrío y su prolífica vida aviar, que incluye el quebrantahuesos. Lo mejor es explorar las cascadas y los alrededores a pie (o a caballo desde Sani Top o los montes Drakensberg); se puede pescar en las presas y ríos del parque. Hay que llevar comida y estar preparado para el tiempo cambiante. En esta zona llueve en verano y suelen formarse nieblas espesas, peligrosas para los senderistas. En invierno, los días son despejados pero refresca de noche, pudiendo producirse nevadas puntuales.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.